Avancemos juntos: Empresas Creativas de Chile realizó un conversatorio junto a Open Point para revisar las nuevas normativas laborales

En la cita expuso Sandra Ponce de León, abogada y académica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Árbitro de la CAM, y Margarita Spoerer, abogada y directora del área Legal y Compliance de Open Point. 

Este lunes 25 de octubre se llevó a cabo un interesante conversatorio, exclusivo para los socios de Empresas Creativas de Chile, a cargo del estudio jurídico, Open Point, empresa que tiene como objetivo fortalecer la cultura laboral y la satisfacción de los trabajadores, a través de la anticipación y adaptación a los cambios legales.

Esta instancia estuvo a cargo de Sandra Ponce, abogada y académica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, miembro del Centro de Arbitraje y Mediación (CAM) de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), y Margarita Spoerer, abogada y directora del área Legal y Compliance de Open Point. En ella se abordó el tema de la implementación proactiva de la Ley 21.645 sobre Conciliación de Vida Familiar y Laboral, y la Ley 21.643 denominada Ley Karin, en el entorno laboral chileno. 

La Ley 21.645 tiene como principales objetivos el reducir las brechas de género, promover el teletrabajo o trabajo a distancia y, tal como su nombre lo indica, la conciliación entre la vida laboral y familiar.      

Algunos de los cambios que incluye esta ley son en las vacaciones, donde se estableció que quienes tengan menores de 14 años a su cuidado, o bien, menores de 18 años con alguna discapacidad o dependencia, tendrán preferencia para solicitar sus vacaciones en el mismo periodo que los menores, es decir, en el periodo que estipula el Ministerio de Educación. También modifica la modalidad del teletrabajo, entregando más opciones a los trabajadores de poder cumplir sus tareas laborales y personales, además de incorporar la modificación transitoria de los turnos o la distribución de la jornada.

Por otra parte, la Ley 21.643, más conocida como Ley Karin, fue publicada en el Diario Oficial el pasado 15 de enero y entrará en vigencia el próximo 1 de agosto. Esta modificación al Código del Trabajo busca prevenir el acoso sexual, laboral y la violencia de género en el trabajo.    

Entre los detalles de la ley podemos encontrar la eliminación de la “reiteración” para estipular un acto de abuso, por lo que cualquier acción o actitud incompatible con la relación laboral, se considerará como acoso laboral. Además, obliga también a todas las empresas a establecer y realizar un protocolo de prevención en contra del abuso sexual, laboral y violencia dentro del trabajo, con el objetivo de adoptar medidas, sanciones y pasos a seguir ante una situación como esta.   

 

Si bien son varios los puntos que cada una de las leyes aborda, lo cierto es que con esto se busca que las empresas avancen hacia ambientes de trabajo más seguros, equitativos y flexibles. Sin duda estas nuevas normativas tendrán un impacto en el ámbito de las relaciones laborales en las empresas, por lo que la invitación es a ser proactivos, informarse y capacitarse en estas materias, compartiendo experiencias y buscando la promoción de buenas prácticas y relaciones sanas dentro del entorno laboral.