La Ministra de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Aisén Etcheverry, se refirió a los grandes desafíos regulatorios que está enfrentando la Inteligencia Artificial en Chile

En el programa de Radio DUNA, Hablemos en Off, la ministra conversó sobre las instancias internacionales en las que ha participado el país en esta materia y cómo se está abordando el uso y la protección de datos frente a las nuevas tecnologías.

Sin duda la inteligencia artificial durante los últimos años ha marcado la pauta gracias a sus constantes actualizaciones y novedades. Sin embargo, al igual que la digitalización, el internet y otras herramientas que han aparecido para ayudar al humano, necesita ciertas regulaciones para mantener la seguridad de todos los usuarios. 

Bajo este contexto, en Radio DUNA le realizaron una entrevista a la ministra de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, para conversar sobre las instancias internacionales en las que ha participado el país en esta materia y cómo se está abordando el uso y la protección de datos frente a las nuevas tecnologías.

Hace muy poco el ministerio fue parte de una cumbre organizada por la Unesco en Francia, donde asistieron más de 70 países con el objetivo de compartir experiencias e ideas que ayuden a establecer bases regulatorias en conjunto para poder aplicarlas en los distintos países. 

“La conexión internacional, esa capacidad de comprender qué está ocurriendo en los otros países, cómo lo están abordando y el generar consensos en cómo lo hacemos todos más o menos parecido, es básicamente la única forma de que un país como Chile sea efectivo en la regulación y ese fue un poco el objetivo del viaje, ver lo que ellos están haciendo con sus políticas, que son bien líderes y aprovechar un poco esos espacios para mostrar lo que está ocurriendo en Chile, que es bien interesante, y también, generar consensos y alianzas que nos van a permitir llegar este año a un modelo de gobernanza acordado internacionalmente que le dé eficacia a todas las posibles regulaciones”, manifestó la ministra.  

Pero claramente las normas y leyes no son de un día para otro, y si bien, hoy la Cámara aprobó en general el Proyecto de Ley que busca regular la inteligencia artificial, todavía quedan incógnitas respecto a su uso y a los datos que esta utiliza. Es por eso que desde el ministerio manifiestan que están trabajando a través de marcos más amplios con el objetivo de ir actualizándose a medida que la inteligencia artificial va avanzando. 

“Hoy día cuando nos enfrentamos a la necesidad de regular lo hacemos con marcos que son mucho más amplios. Uno tiene que primero acordar ciertos principios, que no son respecto a la tecnología sino que son principios que todos conocemos y que estamos de acuerdo. Por ejemplo, que tiene que existir transparencia si se utiliza inteligencia artificial por un organismo público, o que si se va a utilizar IA no se tiene que discriminar, o que el uso de la IA no puede ir en contra de derechos fundamentales. En el fondo, asegurarse de que quede escrito y que sea ley que lo que ocurre en el mundo virtual se rige por las mismas reglas que lo que ocurre en el mundo real. Eso es lo primero, los principios. Y luego, a partir de esos principios comienza el trabajo de cómo hacemos que estos principios se transformen en reglas que puedan ser aplicadas a la tecnología y aquí, los países del mundo, Europa con su directiva y Estados Unidos, abordaron un mecanismo que es una regulación basada en riesgos, que es parecido a lo que estamos viendo nosotros en la ley (…) Lo importante es que no se regula la tecnología, la tecnología cambia todos los días, lo que se regula es el uso de una herramienta”, aseguró. 

Pero uno de los grandes temas que aparece a raíz de la inteligencia artificial es el uso y la protección de datos, cómo mantenemos la seguridad de nuestra propiedad intelectual y dónde se establece el límite ético para el uso de estos recursos, temas que también están siendo abordados desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología. 

“Ese es probablemente uno de los nudos más difíciles de destrabar. Está claro que los datos personales, mi rut, mi datos biométricos, mi cara, el iris de mi ojo, mi dirección, mis hijos, con quién estoy casada, en fin, efectivamente todos debiésemos tener control respecto de esos datos y la forma en la que tenemos el control, de acuerdo a la ley vigente, y la nueva ley que está ahí a punto de aprobarse, es mediante la entrega del consentimiento, yo consiento a que mi datos sean utilizados, pero el consentimiento tiene un acoplado que es para ciertos objetivos, el consentimiento sólo vale si yo digo para qué. Entonces, yo entrego mis datos de salud para mi propio tratamiento, pero también puedo decidir entregarlos para fines de investigación, o no, y eso tiene sus propias reglas y tiene sus propios mecanismos para hacerlo obligatorio”, comentó Aisén. 

“Y existe también algo que se usa para la investigación científica y estadística, que se usa hace muchos años y es la anonimización de los datos, que consiste en sacar a la persona del conjunto de los datos y que esa persona no sea identificable. Ahora, ¿por qué es relevante? Porque cuando hablamos de IA los datos son el principal alimento de la tecnología y también existe una obligación de todos, y de la regulación, de fomentar que los datos que utiliza la IA sean datos de buena calidad”, añadió la ministra en la entrevista con Radio DUNA. 

De esta manera, la ministra de Ciencia asegura que es muy importante proteger la información personal y la propiedad intelectual, pero al mismo tiempo, es necesario que tengamos datos verídicos y a mano para que la inteligencia artificial pueda hacer de la mejor forma su trabajo. Ese es uno de los grandes desafíos de la regulación. 

“Por eso también nos hemos tomado el tiempo que nos hemos tomado en presentar un Proyecto de Ley, porque es necesario comprender en profundidad el asunto y entender también cómo lo están abordando los otros países. Entonces claro, propiedad intelectual es un desafío, pero ciencia abierta, que es un estándar que se ha empezado a empujar durante muchos años, también es un desafío (…) Y si pensamos en que vamos a ser capaces de contar con una regulación que resuelve cada una de estas preguntas en cada uno de los casos, estamos completamente perdidos, y si pensamos en tener una regulación en base a principios, que nos permite ir ajustando y usar sandbox regulatorios, que están super de moda y funcionan super bien, bueno, tenemos alguna posibilidad de generar este marco que nos da el rayado de cancha general, pero dentro de él, permite innovación, permite probar, permite generar nuevas normas respecto de casos que no habías visto. Ir evolucionando la regulación junto con la tecnología, ese es un poco el desafío”. 

Finalmente, la ministra se refirió al desafío de crecimiento que tiene nuestro país, asegurando que “el Presidente Boric creó este gabinete pro crecimiento y pro empleo, donde está ciencia y nuestra función ahí es buscar soluciones un poco fuera de la caja respecto a temas de crecimiento. Están los ministerios tradicionales que ven inversión, y esa musculatura que permite mover la economía, y en el caso nuestro, estamos trabajando en ver cómo aquellos sectores de la economía que están más rezagados, como por ejemplo, agricultura, construcción, transporte y turismo, cómo podemos acelerar la incorporación de estas nuevas tecnologías en esos sectores, y no desde el el voluntarismo, sino que porque sabemos que una inversión en digitalización, en IA particularmente, es de rápida implementación, tiene grandes retornos y por lo tanto, permitiría, si lo hacemos de buena manera, acelerar el crecimiento de estos sectores y eso es otra forma de aportar al crecimiento de la economía”. 

Revisa la entrevista completa aquí